E-learning para la Familia

La sociedad actual en la que vivimos desea imponer constantemente ideas y pensamientos contrarios a los de Dios a través de los diferentes medios de comunicación.

El blanco principal del enemigo (1 Pedro 5:8) es la familia; y más aún a las familias que son referentes en sus comunidades y están trabajando en el ministerio.

Temas como la homosexualidad, el aborto, la infidelidad, el sexo libre están en el orden del día en cualquier programa, inclusive en los dibujos animados, que se presentan como aparentemente inofensivos.

Por tal motivo es sumamente importante que como Iglesia de Dios, estemos capacitados y bien fundamentados en los principios de la Palabra de Dios para no sucumbir en los engaños de nuestro acusador (Ap. 12:10; Jn. 8:44)

Como respuesta a esta problemática surge e-learning para la familia con fundamentos bíblicos que apunta a fortalecer los lazos familiares y el ministerio pastoral y liderazgo.

FUNDAMENTACIÓN

Si bien todos los cristianos están expuestos a ésta presión social citada anteriormente, los líderes y pastores eclesiales y sus familias son el blanco más anhelado. Los índices, dados a conocer por el ministerio HB quienes publicaron el libro “Pastores en Riesgo”, preocupan. Según esta investigación el 60% de los pastores piensa que su dedicación al ministerio de la iglesia ha impactado negativamente su pasión por expandir el Evangelio.

Además, en cuanto a las esposas de pastores, el 45% de ellas alertan del gran daño físico, emocional y espiritual por el cual pasan junto a sus familias. Las relaciones interpersonales también se ven afectada por el ministerio pastoral: un 25% de las esposas indica que la agenda de sus maridos es una fuente de conflicto y afecta negativamente a sus familias.

Otro dato importante arrojado por la pesquisa refiere que el 94% de los pastores sufre presiones graves por la exigencia de tener una familia perfecta y el 25% de los pastores no sabe a quién acudir cuando tienen problemas familiares o personales.

Otra investigación realizada a 1.050 pastores en dos conferencias, celebradas en el Condado de Orange y Pasadena, arrojaron algunos de los siguientes datos: el 77% de los pastores encuestados ¡sentían que no tenían un buen matrimonio; el 75% de los pastores encuestados, sentían que no estaban calificados, o habían sido mal entrenados por sus seminarios, para dirigir y gestionar a una iglesia o para aconsejar a otros.

Esto los dejó desalentados en su capacidad para ser pastores; el 38% de los pastores dijeron, que eran divorciados o en la actualidad en un proceso de divorcio; el 30% dijeron, que habían estado o estaban en una relación sexual con una feligrés, por lo menos una vez.

La investigación realizada Grupo de George Barna, Enfoque a la Familia (Focus on the Family), y el Seminario Fuller también arrojó datos similares a los anteriormente citados:
Mil quinientos pastores dejan el ministerio cada mes debido a un fracaso moral, quemados espiritualmente o por contiendas en sus iglesias.

El cincuenta por ciento de los matrimonios de pastores terminarán en divorcio. El ochenta por ciento de los pastores se sienten inadecuados y desanimados en su rol como pastor.
Casi el cuarenta por ciento los encuestados afirmó haber tenido una aventura extra-marital desde el inicio de su ministerio.

Peter Drucker, el famoso “gurú de liderazgo” dijo una vez que los cuatro trabajos más difíciles en el mundo, no necesariamente en orden, son los siguientes: Ser presidente de los Estados Unidos, ser presidente de una Universidad, ser director ejecutivo de un Hospital y, ser un pastor. Estos datos nos impelen a considerar a nuestros pastores y líderes. Además la Palabra de Dios nos ordena a obedecer y sujetarnos a nuestros pastores (Hebreos 13:17); a reconocer el trabajo que realizan (1 Tes. 5:12-13); y que sean tenidos por dignos de doble honor (1 Tim 5:17).

Se reconoce la necesidad de capacitación, partiendo de los líderes y a través de ellos a sus familias y miembros de su congregación, en aspectos referentes a la familia, noviazgo, matrimonio, paternidad y consejería cristiana.

OBJETIVOS

GENERAL
Ofrecer recursos de capacitación y fortalecimiento para los líderes cristianos, sus familias y/o miembros de congregación.

ESPECÍFICOS
- Capacitar en la etapa de noviazgo en la preparación para el matrimonio. - Fortalecer los matrimonios.
- Brindar herramientas útiles para la crianza de los hijos.
- Ofrecer material de apoyo para la Consejería Cristiana.

DESCRIPCIÓN DE LOS CURSOS

NOVIAZGO
A través del curso de noviazgo se pretende capacitar especialmente a parejas de novios con miras a casarse. Con la realización del curso obtendrán parámetro que le ayudarán a evaluar su relación en distintas facetas.

MATRIMONIO
Con el curso de matrimonio se desea proveer herramientas para que la pareja descubra la dinámica para vivir diariamente y llevar adelante un matrimonio saludable y feliz aún en medio de las vicisitudes de la vida.

PADRES
El curso para padres apunta a ayudar a los padres a caminar con sus hijos comprendiendo cada etapa del desarrollo humano, desde la concepción hasta la vejez.

CONSEJERÍA CRISTIANA
El curso de Consejería aspira ser una guía de enseñanza y apoyo en el arte de aconsejar dirigido tanto a laicos como a pastores, quienes están interesados en brindar ayuda a creyentes como a no creyentes que buscan una Consejería Bíblica Cristiana.

PLANIFICACIÓN

¿QUÉ HACER?:
Proveer cursos de capacitación accesibles y prácticos sobre los siguientes temas específicos: Noviazgo, Matrimonio, Padres y Consejería cristiana.

¿PARA QUÉ?:
Para ofrecer opciones en medio de los múltiples compromisos que tienen tanto los pastores y sus familias como los lideres eclesiales o miembros de una congregación.

¿A QUIÉNES?:
Pastores y líderes cristianos trabajando en el ministerio, sus familias y/o miembros de su congregación. Cualquier persona con el deseo de capacitarse y crecer en estos ámbitos.

¿CON QUIÉNES?:
Con la Organización Ñanduti a través de los encargados de impartir los cursos.

¿DÓNDE?:
En la plataforma Edmodo, en donde se puede acceder a través de una computadora o celular.

¿CUÁNDO?:
En un período de tres a ocho meses dependiendo del curso elegido.

¿CUÁNTO?:
Cursos cortos de 10 o más lecciones semanales.

¿CÓMO?:
Las lecciones y sus respectivas tareas se subirán a la plataforma semanalmente. El estudiante podrá acceder al mismo y responder desde su computadora o celular.

¿CON QUÉ?:
El estudiante deberá contar con una computadora o celular conectado a Internet.

Lo que se espera a través de cada curso es que pueda proveer a cada participante estrategias y herramientas que lo ayuden en su relación de noviazgo, matrimonial y familiar, así como principios para la realización optima de la consejería cristiana.

Para mayor información enviar un correo a Patricia o llamar/mandar un whatsapp a Organización Ñandutí.

Related Posts

No Comments