¿Quién soy?

“Jefté… era esforzado y valiente.” Jueces 11:1

Jefté era como muchos jóvenes: esforzado y valiente. Parece la bella historia de un joven con un futuro brillante. Y si leyéramos esta historia hasta aquí, nos quedaríamos con una excelente impresión de Jefté Galaadita.

Este chico no era un “don nadie”: era un joven esforzado. No era un “cobarde”: era un joven valiente. Pero… “hijo de una PROSTITUTA”. Él vivía una crisis familiar (v.2). Como muchos jóvenes viven hoy en día. Su padre Galaad tuvo un hijo fuera del casamiento. La mujer que vivía con su padre no era su madre. Sus hermanos no le querían por una preocupación material y lo expulsaron de la convivencia familiar. Jefté fue humillado, maltratado e injusticiado, y su padre no le defendió. ¡Era un huérfano de padre vivo!

Huir de casa no soluciona los problemas, pero fue la salida que Jefté encontró. Caminó por las calles, se sentía solo, y ¿quiénes se juntaron con él: Hombres inteligentes, trabajadores, buenos y sabios? No, ¡hombres ociosos! Se aproximaron a él otros que vivían el mismo problema, tenían el mismo dolor y compartían el mismo sentimiento. Pero esta historia tiene un final feliz. Dios usa la vida de este joven para libertar a su país de una invasión enemiga.

¿Qué nos enseña este texto?
1) Antes de hacer grandes cosas a través de nuestra vida, primero Dios quiere hacer grandes cosas en nuestra vida.
2) Nuestro pasado no determina nuestro presente y no delimita nuestro futuro.
Posted in
Tagged with , , , , , ,

Related Posts

No Comments