¿Qué podemos y qué no podemos cambiar?

No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres. Proverbios 22:28

Si continuamos haciendo las mismas cosas de la misma manera, continuaremos cosechando los mismos frutos. Y si no cambiamos, no podemos esperar que cambios ocurran. ¿Será que todas las cosas son inmutables, o podemos cambiar algunas cosas? ¿Qué podemos y qué no podemos cambiar?

1. Las reglas pueden cambiar, pero no los principios. Las reglas existen para preservar los principios. Por ejemplo: Cuando establecemos una regla de “apagar o poner en silencio los celulares durante el culto”, se busca preservar “el principio de la reverencia y respeto”. Pero cuando existe una regla para mantener una regla… es legalismo.

2. La estructura puede cambiar, pero no la visión. En Éxodo 18:13-26 la visión era: llegar a la tierra prometida, pero “sin querer queriendo” Moisés crió una estructura centralizadora que le estaba agotando a él mismo y al pueblo. Entonces, Jetro le aconsejó: “Moisés, necesitás cambiar la manera de dirigir al pueblo”. No le dijo: “vuelvan a Egipto”. Una reestructuración no es un cambio de visión.

3. La estrategia puede cambiar, pero no la misión. Podemos cambiar la forma, pero no la esencia. Podemos cambiar los accesorios, pero no los valores. Cambiar una estrategia es buscar una mejor forma de hacer las cosas (1Cor 14:30).

Desafío: Podemos modernizarnos, contextualizarnos, desarrollarnos o adaptarnos… pero no podemos “cambiar los linderos antiguos que pusieron nuestros padres”.

Related Posts

No Comments