Entrega y Consagración

Contribuyente: Luis Díaz

Di a los hijos de Israel que tomen para mi ofrenda… y habitaré en medio de ellos. Éxodo 25:1-9

¿Qué Dios quiso enseñarle a Israel y qué podemos aprender a través de esta historia?

1. Dios salvó a su pueblo para una vida de consagración (Ex 25:2b). ¿Por qué Dios pidió que le ofrenden oro? a) Porque Dios quería saber dónde estaba el corazón del pueblo (Mt 6:21) b) Para aliviar la carga del pueblo en el desierto, pues no se podía comprar nada en ese lugar… ¡era apena un peso!

2. Dios no pidió al pueblo que consagre nada que ellos no tenían (Ex 25:3-7). La consagración es voluntaria, pero nadie puede dar lo que no tiene. En Éxodo 3:22 y 12:35-36 podemos ver que Dios fue quien movió el corazón de los egipcios para pagar a los Israelitas una indemnización por los años trabajados. Dios no nos pide nada que Él no nos haya dado primero.

3. Dios santifica la consagración de su pueblo (Ex 25:8). Nuestra consagración muestra cuánto deseamos la presencia del Señor. Él nos da primero para que tengamos qué ofrecerle, pues fuimos rescatados para servirle (Éxodo 29:42-46).

4. Satanás tiene planes para todo lo que no consagramos a Dios (Ex 32:2-4). El oro que el pueblo no consagró para la construcción del “Tabernáculo” fue utilizado para la construcción del “Becerro de Oro”.

Cuidado: Lo que no usamos para consagración podemos usarlo para profanación.
Posted in
Tagged with ,

Related Posts

No Comments