Culpa humana vs Perdón divino

Contribuyente: Luis Díaz

“No seas como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento.” Salmo 32:9

La culpa es un sistema divino de alerta espiritual. Así como el dolor es un sistema de alerta físico que algo no está bien en nuestro cuerpo. En este texto, David explica la felicidad que una persona perdonada por Dios experimenta al ser libertada de la culpa humana.

1. Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada (v.1a). El transgresor en este contexto es una persona que “quiso acertar en el blanco, pero acertó el blanco errado”. En el fútbol: es el jugador que se queda en “posición adelantada”.

2. Bienaventurado el hombre cuyo pecado ha sido encubierto (v.1b). El pecador en este contexto es una persona que “yerra el banco a propósito”. En el fútbol: es el jugador que usa la mano para hacer el gol.

3. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad (v.2a). La iniquidad es el pecado consciente. En el fútbol: es el jugador que le agarra al otro, le estira de la camiseta y no le permite llegar hasta la pelota.

4. Bienaventurado el hombre en cuyo espíritu no hay engaño (v.2b). En este contexto la palabra “engaño” es el pecado deliberado y planeado. Es la persona dice: “yo sé que es pecado, pero no me importa”. En el fútbol: es el jugador que se olvida de la pelota y patea al otro con la intensión de lesionarlo.

Recordemos: Para cada una de estas dimensiones del pecado, la Gracia de Dios es suficiente para perdonarnos, restaurarnos y transformarnos. (1 Juan 1:9).
Posted in
Tagged with , ,

Related Posts

1 Comment


Francisco Giménez - August 27th, 2020 at 6:10pm

Excelente artículo, breve y puntual, muy edificante, gracias hermanos por compartir